Hurones Angora. Más allá de ser únicos

Se empezó a hablar de hurones de variedad de pelo largo o angora a principios del año 2000. Ejemplares únicos, exóticos, con una singular belleza que se puede observar a simple vista. Pero… ¿Qué hay detrás de esta “nueva” variedad?

Rodolfo

Fig 1. Hurón Angora "Rodolfo".

Yo conocí a los angora  por ahí del 2002 cuando trataba de importar algunos pie de cría de Europa, a pesar de mi insistencia no me fue posible hacerme de algunos, así que aterrizando el origen de esta variedad, no había caído en cuenta que podría tener la oportunidad de tenerlos por la vía más larga: La cría.

Así pues, llegaron a mi vida las primeros angora bebes en el 2005, ejemplares muy pequeños y particularmente delicados, los primeros de ellos tuvieron que ser criados de forma artificial, yo creí que era un caso particular pero con el tiempo notaría ciertas particularidades en su crianza…

Los primeros cachorros se hicieron adultos y poco a poco más animales angora y medio angora (como yo los llamé) comenzaron a llenar mis jaulas, así que descubrí que prácticamente existe cierta relación entre animales débiles y de crecimiento lento con el hecho de ser angoras.

Este no fue lo único que aprendí, uno de los comportamientos más frecuente de los hurones se potencializaría al por mayor: El peleche. La intensa caída de pelo, formación de nudos y la extrema necesidad de cardar a estos animales era de primera necesidad, sin dejar atrás que las excretas constantemente se pegaban en el ano y evitaban el flujo normal de los desechos, poniendo en riesgo su vida y favoreciendo la irritación frecuente de la zona perianal.

Formación de nudos

Fig 2. Formación de nudos.

Por si esto fuera poco, con la edad no sólo me encontré con otros inconvenientes sino que los he observado recurrentemente. La presencia de bezoars, con mayor exactitud tricobezoar son muy frecuentes en estos ejemplares que se acicalan constantemente, las medidas de prevención no son suficientes, así que las cirugías para extraerlos se comenzaron a realizar con mayor regularidad, a tal grado que en una ocasión, no tuve que incidir en el abdomen, sólo fue necesario retirar las suturas anteriores para seguir el camino que había tomado como cirujano unas semanas atrás para retirar un inmenso y perfectamente formado tricobezoar.

Tricobezoar

Fig 3. Tricobezoar.

Hoy, no he encontrado la mejor forma de convivir con estos hermosos animalitos, así que decidí cortarles el pelo, no hay forma más efectiva de controlar la formación de estas bolas de pelo, donde irónicamente dejo ir lo que me hizo acercarme hace años a estos ejemplares: Su hermoso pelaje.

Conclusión

Los hurones angora son una variedad donde su belleza puede hacernos olvidar el sin número de inconvenientes que este pequeño artículo les trata de recordar. Por último, me recuerda lo que mi primer hurón “Tomás” me enseñó alguna vez: El mejor hurón no es el más hermoso o el que mejor cumpla con los estándares raciales, sino aquel que incorporo a mi familia con gusto y amor.