Enfermedades y problemas comunes, ¿Cómo prevenirlos?

capítulo VI

Enfermedades comunes
Otros problemas
Otras enfermedades: Bacterias
¿Cómo se puede facilitar la aplicación de medicamentos?

 


 


Enfermedades comunes

MOQUILLO CANINO: Los hurones son muy susceptibles al moquillo canino. ¡Cuidado! si éste se presenta es fatal.

Esta enfermedad es producida por un miembro de la familia Paramixoviridae. La forma de transmisión es principalmente por contacto directo entre un hurón sano y un animal enfermo o con las secreciones de este último. La reacción agresiva de este virus puede ser prevenido por medio de la vacunación. Debe tenerse mucho cuidado con la vacuna que se administre; en ocasiones, algunos laboratorios pueden manejar dosis "peligrosas" para un hurón, por ser diseñadas para perros. Para evitar riesgos, vacúnelo y revacúnelo con Fervac-D, Fromm D o Galaxy D recomendadas por la American Ferret Association por lo menos en 3 ocasiones antes de las 16 semanas de vida y revacúnelo anualmente.

Existen estudios que han demostrado que la aplicación de vacunas para perro no logran alcanzar los niveles adecuados de inmunidad o pueden causar reacciones que culminen con el desarrollo de esta penosa enfermedad.

Después de la transmisión, el período de latencia es de 10 a 12 días.Generalmente los signos del moquillo canino son la presencia de moco en la nariz y diarreas al día o días siguientes. Decrece su apetito y pierde sensibilidad en las patas traseras.

Después, se le traba la mandíbula y continúa con trastornos nerviosos que parecen tics y como si estuviera temblando y, al término de algunos días, el animal fallece.

En muchos casos no se alcanza a percibir ni la mitad de los signos, por lo que desgraciadamente el resultado es el mismo.

Se recomienda la eutanasia; si los resultados de la evaluación de su veterinario así lo indican.

En algunas ocasiones, se llega a confundir este padecimiento con la influenza humana. La diferencia radica en que en el caso del moquillo canino, el hurón muere en una o dos semanas, mientras que en la influenza humana el hurón mejora en este lapso de tiempo.

¡Precaución! Si usted es de las personas que acaricia a cualquier perro que aparece en su camino, al llegar a su casa y antes de tocar a su mascota, siempre lave bien sus manos y después proceda a jugar con ella.

Por el bienestar de su mascota es recomendable cambiar esta costumbre.

PANLEUCOPENIA FELINA: Muchos expertos señalan que el hurón no es susceptible a la panleucopenia felina, comúnmente llamado moquillo felino.  Aunque no se han reportado casos confirmados de hurones infectados por este parvovirus, se presume que si son propensos, no es común su infección.

RABIA: De acuerdo con el U.S. Center of Disease Control que se encuentra en Atlanta, Georgia, existen desde 1958 hasta el 2000 veinte casos confirmados de rabia en hurones, de los cuales dos de ellos fue porque escaparon de sus jaulas y se expusieron con animales silvestres portadores (mapaches y zorrillos) y otro, porque aparentemente fue inoculado el virus en el animal.

Los hurones que ciertamente están más expuestos a este virus de la familia Rabdoviridae, son aquellos que viven libremente, que conviven con perros o gatos sin vacunar o que son utilizados para el control de roedores o cetrería.

Antes de 1990, la USDA no había dado ninguna licencia para el uso de alguna vacuna contra la rabia en hurones por considerarlo peligroso. Fue hasta 1990 que la USDA aprobó el uso de la primera vacuna Imrab-3 y en 1994 Prorab-1 para poder ser utilizadas en hurones.

Es recomendable que su mascota sea vacunada contra la rabia por su veterinario y es conveniente su revacunación anual.

INFLUENZA: ¡No lo dude! Usted puede contagiarle el virus de la influenza humana a su hurón o él la puede adquirir de la misma manera que usted.

Los primeros signos se observan a las 48 horas, estos son muy parecidos a los del humano: escurrimiento nasal, incremento en la temperatura corporal, estornudos constantes, anorexia y fatiga. El descanso y líquidos en abundancia le ayudarán. El tratamiento consiste básicamente en antihistamínicos, antimicrobianos y en ocasiones, también será necesario obligar a su mascota a comer.

Para evitar la enfermedad, tome las mismas precauciones que seguiría usted para su caso.

La influenza en el hurón, al igual que en el humano, es fácil de curar; pero ¡recuerde! que muchos animales mueren cada año envenenados por utilizar remedios caseros, por lo que se sugiere consultar a su veterinario.

ANÉMIA APLÁSTICA Y SUS CONSECUENCIAS EN LAS HEMBRAS: La anemia aplástica significa la reducción por debajo del límite normal del número de glóbulos rojos en la sangre y no suele reaccionar a tratamientos antianémicos específicos.

Esta enfermedad únicamente puede presentarse en hurones hembra enteras y ocurre cuando los niveles de estrógenos en la sangre se encuentran muy elevados, después de un prolongado celo.

Algunos de los signos: son la presencia de apatía, letargo, depresión y anorexia.

Cuando se presentan los primeros signos, debe acudir de inmediato al veterinario, quien por medio de antibióticos, hierro, vitaminas, transfusiones sanguíneas y cirugía aumentará las probabilidades de supervivencia del animal.

Desgraciadamente, el veterinario revisa al hurón cuando la anemia aplástica y la pancitopenía están muy avanzadas y, en estas condiciones, es muy difícil que se sobreviva al trauma de una cirugía.

La anemia aplástica es muy grave y su tratamiento costoso.




Otros problemas

TUMEFACCION DE LA VULVA: Este síndrome se presenta en hembras ovariohisterectomizadas. Se observa principalmente hinchamiento vulvar y pérdida de pelo de la cola.  

Su veterinario determinará si existe presencia de restos ováricos o la presencia de glándulas adrenales hiperactivas o neoplásicas.

TU HURÓN EN PRESENCIA DE CALOR INTENSO O DIRECTO: Los hurones son muy susceptibles a las temperaturas arriba de los 35º C. o al sol directo por períodos prolongados.

¡Cuidado! Si la temperatura corporal de su mascota se incrementa y su animalito jadea o deja de moverse, usted se enfrenta a una verdadera emergencia. Si se encuentra recostado sobre uno de sus lados y no responde a su llamado, inmediatamente corra por agua fría y sumérjalo para disminuir rápidamente la temperatura corporal. Después, si ya ha respondido, lleve a su mascota con su veterinario y él lo ayudará.

Las causas más comunes de estos casos, es cuando se olvida a la mascota dentro del auto por períodos prolongados y bajo intenso calor, o cuando a la jaula le da mucho sol y peor aún, si no tiene madriguera en donde ocultarse de los cambios climáticos.

DIARREA: La diarrea no es una enfermedad por si misma, sino que es signo de problemas gastrointestinales, en donde los culpables pueden ser, entre otros, parásitos, virus o bacterias.

La diarrea se presenta comúnmente en diversas enfermedades y trastornos en los hurones. Se piensa que cualquier alteración en el equilibrio biológico de su mascota es capaz de inducir diarrea.

Debe tenerse presente que el tiempo normal de tránsito intestinal es de aproximadamente de tres y hasta cuatro horas. Cualquier trastorno que implique una disminución de este tiempo de tránsito, conducirá a diarrea.

Como en el caso de perros y gatos, los parásitos internos o mejor dicho los endoparásitos son generalmente los causantes de las diarreas. Claro está que su veterinario, después de ciertas pruebas, podrá diagnosticarlos certeramente.

Como se dijo anteriormente, algunos virus pueden ocasionar diarrea en hurones.

Los hurones son afectados por un virus que se ha observado en los visones, causando el padecimiento llamado "enfermedad aleutiana". Esta es originada por un parvovirus que se observa en los análisis de sangre al incrementarse las gamma globulinas. Este padecimiento es menos severo en el hurón que en el visón, además se presenta de manera subclínica. No se conoce ningún tratamiento eficiente.

Las infecciones por rotavirus se pueden presentar en hurones de hasta tres semanas de edad; por lo que cabe aclarar que esta enfermedad es preocupación fundamental de criadores, ya que normalmente los propietarios de mascotas adquieren sus ejemplares a mayor edad. Se piensa que no es precisamente el rotavirus el causante de la diarrea, pero sí favorece la entrada de otro agente patógeno que la produce.

Algunas otras bacterias como Helicobacter mustelaei pueden ocasionar una diarrea. Esta espiroqueta se encuentra relacionada con otras especies de Helicobacter que ocasionan problemas similares en el ser humano y en otros mamíferos.

No se tiene conocimiento exacto de las condiciones que requiere esta bacteria para desarrollarse, pero se piensa que el estrés puede favorecer su proliferación. El tratamiento es similar al utilizado en el hombre y se basa en antimicrobianos. Debido a que muchos de los hurones que se enferman no quieren comer es recomendable la hospitalización para forzar al animal a ingerir alimentos. La mayoría de los hurones sobreviven y se recuperan completamente con el tratamiento adecuado.

OBSTRUCCIONES GASTROINTESTINALES: Debido a su increíble curiosidad, comúnmente los hurones se tragan objetos que les ocasionan obstrucciones gastrointestinales.

Como consecuencia de los objetos que investiga, analiza y rompe, con frecuencia pequeños fragmentos de zapatos, globos, gomas, pedazos de juguetes de perros o gatos ocasionan las obstrucciones. La forma de saberlo con certeza es por medio de Rayos X.

Los signos que presenta un hurón incluyen el decrecimiento de apetito, la somnolencia o indiferencia y diarrea.

Existe vómito cuando no es tan leve el problema y en casos graves, el hurón puede morir por perforaciones en el intestino o por una peritonitis.

COMPACTACIÓN DE LOS SACOS ANALES: Como los perros y gatos, los hurones tienen dos sacos a los lados del ano. Estos sacos contienen unas glándulas que producen la secreción llamada almizcle. En ocasiones, estos sacos no se llegan a vaciar adecuadamente y se produce la compactación de los sacos anales, originando problemas posteriores en su mascota.

Así, los hurones tal como los perros y gatos presentan los mismos signos de enfermedad. Su tratamiento consiste en antibióticos y sólo si es necesario, la cirugía. Este padecimiento no es común, debido a que la mayoría de los hurones que se venden en la actualidad en algún momento de su vida fueron operados para quitarles el mal olor, al extirparles las glándulas presentes en los sacos anales.

PARASITOSIS: De igual manera como sucede con perros y gatos, los hurones también tienen contacto con parásitos internos y externos.

Su mascota puede presentar problemas con pulgas en general y principalmente con la Ctenocephalides spp; con garrapatas como la Otobius megnini y Amblyomma spp. y en menor número de ocasiones, con piojos como el Dermacentor spp.

En cuanto a endoparásitos, los hurones pueden padecer cryptococcosis y varios helmintos gastrointestinales.

En general, la infestación por endoparásitos no son comunes en los hurones, claro está, que depende de las condiciones higiénicas en las que viva.

El tratamiento que le dará su veterinario será muy similar al de perros y gatos, y dependiendo de la localización del parásito, se basará principalmente en talcos y shampoos diseñados para eliminar a estos indeseables visitantes, es indispensable consultar a su veterinario para evitar intoxicaciones.

Para prevenir los parásitos internos como la Taenia mustela y Alaria mustelae, es recomendable evitar que su mascota ingiera cárnicos mal cocidos o crudos y es conveniente desparasitar cada año y así evitarse problemas mayores.

Es aconsejable consultar a su veterinario para que lo oriente.

INFECCIONES EN LOS OIDOS: En ocasiones, estas infecciones son generadas por una ausencia o mala limpieza de las orejas, pero sólo en infecciones graves su mascota dejará de comer y perderá el equilibrio.

Es importante que el tratamiento se aplique lo antes posible, ya que una simple infección en los oídos del parásito Otodectes cynotis puede ocasionarle a su mascota un gran número de horas de descontento.

DERMATOMICÓSIS: Esta enfermedad sólo en ocasiones puede presentarse en los hurones y se manifiesta como áreas circulares ausentes de pelo.

Este padecimiento puede ser transmitido a otras mascotas y al hombre. El tratamiento es similar al de perros y gatos, y se basa en shampoos medicados, tópicos y medicamentos orales en los casos mas severos.

SI SUFRE UNA CAIDA: Como consecuencia de su excesiva curiosidad, en ocasiones su mascota puede sufrir alguna caída, ya sea de las escaleras o de algún sillón. Si esto sucede y su hurón presenta algún malestar, como cojear o dificultad para levantarse, es aconsejable colocarlo en un espacio pequeño para evitar que se mueva e inmediatamente llévelo a su veterinario.

QUEMADURAS EN LOS COJINETES: Los cojinetes son especializaciones de la piel que usted puede reconocer fácilmente, es decir, son unas "bolitas sin pelo" que tienen las patas del hurón y con estas pisa el suelo.

El problema más común que se llega a tener es cuando su mascota ha tenido contacto por mucho tiempo con sus orines y éstos llegan a quemar los cojinetes.

Usted se puede dar cuenta de que esto sucede, cuando su mascota no desea moverse o camina muy poco, se lame las patas y los cojinetes se ven irritados.

Es aconsejable consultar a su veterinario para saber cómo proceder. Mientras, cerciórese de que el lugar donde se encuentra su animalito no esté húmedo por orines y ¡verifique! que su mascota ingiera algún alimento, ya que posiblemente como no desea levantarse, puede ser que no haya comido.

NEOPLASIAS: Desafortunadamente, los hurones pueden padecer cáncer. Este puede ser tanto benigno como maligno.

El cáncer en el páncreas comúnmente llamado insulinoma, es uno de ellos. Este padecimiento puede causar que las concentraciones de glucosa en sangre bajen a niveles alarmantes y en esos momentos se puede presentar una excesiva salivación, torpeza, depresión, debilidad en las extremidades posteriores y náuseas que se detecta al observar un constante manoseo de la boca con las patas. Al diagnóstico se llega a través de un análisis de los niveles de glucosa en sangre. Existen diversas opciones de tratamiento que su veterinario podrá darle a conocer.

También existe el Complejo de la Enfermedad Adrenal. Este padecimiento se puede observar conjuntamente con el insulinoma. Existen diversas técnicas de diagnóstico y tratamiento. Se puede presentar pérdida de pelo, anorexia, un olor del cuerpo diferente, baja en el consumo de agua y agotamiento. El tratamiento adecuado será aquel que le proporcionará a su mascota una buena calidad de vida.

Por último, el otro tipo de neoplasia común es conocido como linfoma, el cual se presenta en el sistema linfoide. Algunos autores sugieren que puede estar involucrado un parvovirus, que es el virus de la enfermedad aleutiana o un retrovirus. El hurón presenta una baja en el apetito y agotamiento. Se recomienda la biopsia de algún nódulo linfático para su diagnóstico.

Existen otros tipos de neoplasias en el sistema reproductivo, que son exclusivos entre los hurones hembras enteras. Los más frecuentes son el tumor leiomioma del ovario, neoplasias cutáneas y subcutáneas como el carcinoma escamoso.
Muchos tipos de neoplasias pueden ser tratados si su veterinario los detecta a tiempo, por lo que se le recomienda una revisión meticulosa cada año, después de que haya pasado el tercer aniversario de su mascota.

CARDIOMIOPATIA: La cardiomiopatía es un padecimiento en el corazón de los hurones. Básicamente consiste en que el corazón no bombea adecuadamente la sangre, originado que no se mantengan los niveles adecuados de oxígeno en los órganos vitales. Se puede producir letargo, baja en el apetito y un agotamiento crónico. El tratamiento consiste en medicamentos que bajen la presión que ejercen las arterias y las venas al bombeo de la sangre.

ENTERITIS: Este padecimiento en algunas ocasiones es causado por una bacteria llamada Escherichia coli. Este bacilo es un habitante normal de gran cantidad de animales, incluyendo al ser humano, pero cuando por alguna razón el medio se altera la Escherichia coli prolifera sin control y en este momento es cuando causa problemas. Los hurones jóvenes son más propensos a padecerlo, pero los adultos no quedan exentos del problema. Cuando se encuentra inmerso en este padecimiento, se presenta una gran diarrea y si escasea el agua, el hurón puede morir rápidamente; lo primero que se debe de hacer es controlar la deshidratación que se está presentando y administrar antibióticos.

SALMONELLA SPP: Salmonela es un gran grupo de bacterias asociadas a alimentos en malas condiciones, ya sea por mala cocción o por encontrarse en estado de descomposición. Los hurones son muy resistentes a esta bacteria y en muy pocas ocasiones se enferman ante su presencia. Los antibióticos dan buenos resultados.

La importancia de esta bacteria es que es una zoonosis, por lo que se deben tomar las precauciones pertinentes.

En huronas gestantes puede inducir al aborto.

LEPTOSPIROSIS: La leptospirosis es una enfermedad producida por una bacteria llamada Leptospira spp. Es una enfermedad grave que puede matar humanos. Si usted es de las personas que por gusto caza ratas con hurones y perros puede considerar a su perro y a su hurón peligrosos. Si no está seguro de que su mascota no va a estar en contacto directo con ratas o indirecto con los orines de éstas, es mejor que lo vacune.

BOTULISMO: Los hurones son poco susceptibles a botulismo tipo A y B y muy susceptibles al tipo C.

Los hurones criados comercialmente, por lo general son vacunados al mes y medio de vida con toxoide de Clostridium botulinum, pero los hurones criados para mascotas no necesitan ser vacunados si se alimentan con alimentos frescos o croquetas.

Los datos que se tienen son del invierno de 1978 en los Estados Unidos de Norteamérica, donde hurones y trabajadores de la misma granja se enfermaron. La muerte del animal se da en muy corto tiempo, quizá en 24 horas; si el hurón sobrevive más de 36 horas probablemente se pueda recuperar. La bacteria produce una toxina, que afecta a las víctimas produciéndole parálisis y posteriormente involucra al diafragma produciendo la muerte por sofocación.

TUBERCULOSIS: Los hurones son susceptibles a la tuberculosis bovina, aviar y humana. Cabe mencionar que las inyecciones intradérmicas de tuberculina no funcionan para llegar a un diagnóstico en estos animales.

Los casos por tuberculosis humana son raros, mientras que los causados por tuberculosis aviar son muy peligrosos.




Otras enfermedades

BACTERIA: Abscesos, neumonía, metritis e infecciones vulvares puede ocasionar el Streptococcus zooepidemicus.

Staphylococcus aureus les causa mastitis, dermatitis, abscesos e infecciones vulvares durante el estro.

Escherichia coli puede provocarles mastitis, metritis, infecciones vulvares, neumonía y septicemia.

Campylobacter spp. se asocia a colitis y enfermedad de úlceras gástricas.

El tratamiento a seguir en cada caso será diagnosticado por su veterinario y en ocasiones, es parecido al de perros y gatos.

Cabe recordar que se habló de enfermedades que puede padecer un hurón entero, a estas hay que descartar las que no puede presentar su mascota por estar operada, es decir, carece de aparato reproductor.

casos por tuberculosis humana son raros, mientras que los causados por tuberculosis aviar son muy peligrosos.




¿Cómo se puede facilitar la aplicación de medicamentos?

La aplicación de medicamentos por parte del propietario no es del todo sencilla, pero existen recomendaciones que le facilitarán el trabajo:

Es conveniente que los medicamentos que utilice sean líquidos, si únicamente lo encuentra en tabletas, pregunte a su veterinario si lo puede machacar y mezclar con agua.

Siempre que aplique por primera vez un medicamento no lo vaya a realizar con ropa con valor sentimental, puesto que su mascota puede demostrarle su desagrado por el medicamento de manera muy notoria.

Para facilitarle el trabajo, espere a que su mascota esté dormida, despiértelo, e inmediatamente después mientras esté confundido aplique el medicamento.

Cuando la vía de aplicación sea la oral, utilice una jeringa nueva sin aguja.

Si todo ha fallado, presione con sus dedos sin ejercer mucha fuerza en la articulación que une a la mandíbula con el resto de la cabeza y posteriormente aplique el medicamento por uno de los lados del hocico con la jeringa.